Posiblemente Lumbini, hoy Nepal, c. 563-483 a. C.­­-Kushinagar, India, c. 483/411-400 a. C.

Siddhartha Gautama, mejor conocido como Buda (“El iluminado”) fue un sabio y líder espiritual sobre cuyas enseñanzas descansa el budismo. Nació como un príncipe pero, al dirigirse un día fuera del palacio, tuvo cuatro encuentros que le mostraron la realidad del mundo: la vejez, la enfermedad, la muerte y el ascetismo. Vio su encuentro con el asceta como un indicio para abandonar su vida privilegiada y se embarcó en un viaje espiritual para buscar la Verdad.

Viajó por muchos lugares, se privó de los placeres terrenales y siguió las enseñanzas del ascetismo más extremo hasta desfallecer de hambre. Practicó la meditación y conoció el sufrimiento, pero se sentía insatisfecho. Un día se sentó bajo una higuera y meditó durante varios días hasta que consiguió la iluminación, después de lo cual se dispuso a compartir su conocimiento con otros.

Buda predicó sus enseñanzas a lo largo del este de la India, ilustrando El camino medio, entre el ascetismo rígido y el placer, para llevar una vida equilibrada. Puso en marcha La rueda del dharma, con la cual explicó Las cuatro nobles verdades y El óctuple sendero, hoy bases del budismo.

Numerosas personas se convirtieron en seguidores de Buda y sus enseñanzas se propagaron paulatinamente. Como figura central del budismo, modificó la percepción de la existencia de millones de personas. Hoy el budismo, como doctrina o religión no teísta, se practica en muchas partes del mundo.