Vinci, República de Florencia, 15 de abril de 1452-Amboise, Reino de Francia, 2 de mayo de 1519

La imagen de Leonardo di ser Piero da Vinci ha sido prototipo de la genialidad artística del Renacimiento italiano. Hijo ilegítimo de un notario florentino, ejerció durante su vida los oficios de pintor, ingeniero, matemático, arquitecto, urbanista, inventor, músico y anatomista, entre otros.

La Gioconda o Mona Lisa

La Gioconda o Mona Lisa

Da Vinci no recibió una educación formal en todas estas áreas, pero fue un hombre talentoso y perfeccionó sus habilidades a través del tiempo, siendo en gran medida un autodidacta. Su prolífica carrera incluye varias pinturas, aunque sólo sobreviven unas cuantas. De éstas, La Mona lisa y La última cena son las más famosas, pero también son conocidas La adoración de los magos, Anunciación y La virgen de las rocas.

Sus inventos y bocetos muestran a un artista adelantado a su tiempo, pues ideó máquinas similares a los actuales helicópteros y las bicicletas. Muchas creaciones fueron imposibles de realizarse durante el Renacimiento, por lo que sólo se quedaron en papel. En sus cuadernos selló todo sus conocimientos acerca de la anatomía, la pintura y la arquitectura, y en su Hombre de Vitrubio fijó su visión de la simetría humana.

Trabajó para las familias italianas más poderosas de la época, como los Sforza y los Borgia, quienes admiraban el perfeccionismo de Da Vinci y le confiaron trabajos importantes. Murió siendo reconocido y más de medio siglo después de su muerte se valora su influencia artística, considerándosele uno de los genios más grandes que ha tenido la humanidad.