Autor de la pintura: Joseph Karl Stieler

Bonn, Sacro Imperio Romano Germánico, diciembre de 1770-Viena, Imperio austríaco, 26 de marzo de 1827

Prolífico y brillante compositor, Beethoven tiene un lugar importante entre los músicos más grandes de la historia. Desde pequeño demostró talento para la música y en su juventud tuvo como maestros a Antonio Salieri, Johann Georg Albrechtsberger y Joseph Haydn.

Ofreció su primer recital en 1778 y a los 11 años publicó su primera composición,  que fue un conjunto de variaciones para piano. Más tarde se instaló en Viena y se construyó una buena reputación como pianista. Debutó en público en 1795, posiblemente con uno de sus conciertos para piano. En ese período temprano publicó también sus tres tríos para piano, Opus 1, y tres sonatas para piano, Opus 2.

En 1799 produjo la sonata Pathétique y en 1801 Claro de luna (Mondscheinsonate). Durante ese último año compuso también la ópera Las criaturas de Prometeo (Die Geschöpfe des Prometheus), un ballet que se volvió muy popular. Caracterizó su estilo por la profundidad de los sentimientos y la originalidad con respecto a las demás composiciones de su época y fue el primero en introducir el scherzo en vez del minueto acostumbrado, en su Segunda Sinfonía. Completó este primer período con una serie de seis cuartetos de cuerda.

Biografía Artista Mähler

Artista: Mähler, 1815

A partir de 1802 se vio afectado por la sordera y entró en el período medio de su producción, creando aceleradamente obras de gran fuerza y emotividad, como su Tercera Sinfonía, originalmente llamada Eroica, proclamada una de las más grandes y sublimes obras musicales. En esta etapa también compuso la ópera Fidelio, cinco cuartetos de cuerda, siete sonatas para piano, seis sonatas de cuerda y 72 canciones, entre otros.

Hacia el final de su vida logró consolidar su figura de forma permanente. Aunque aquejado de sordera, males estomacales y arranques de ira, compuso sus mejores obras en su período tardío, como Missa solemnis y la aclamada Novena Sinfonía, de 1824.

Sus composiciones incluyen, entre otros, 9 sinfonías, 16 cuartetos de cuerda y más de 35 sonatas para piano. La calidad, belleza, profundidad y emotividad de su música le han permitido trascender a través de los siglos y es muestra de una genialidad extraordinaria.