Autor de la pintura: Samuel Cooper

Huntingdon, Inglaterra, 25 de abril de 1599-Whitehall, Inglaterra, 3 de septiembre de 1658

Oliver Cromwell fue un líder militar y estadista que propició el advenimiento de Inglaterra como república, gobernándola entre 1653 y 1658 como Lord Protector.

Estudió en el Sidney Sussex College de la Universidad de Cambridge aunque no concluyó, y en 1628 se incorporó por primera vez al Parlamento como miembro de la Cámara de los Comunes. En la década de 1630 experimentó una fuerte crisis religiosa y, convencido de que su propósito era cumplir los deseos de Dios, se convirtió en un puritano radical.

Biografía de Oliver Cromwell

Ejecución de Oliver Cromwell

En 1640 fue escogido miembro del Parlamento por Cambridge. Manifestó su oposición al rey Carlos I y cuando la guerra civil estalló en 1642, se hizo cargo de varias campañas militares del lado parlamentario pese a su inexperiencia. Logró la remodelación del ejército con la formación de la New Model Army, conformada principalmente por soldados puritanos radicales.

En 1648 comenzó una segunda guerra civil que llevó a la ejecución de Carlos I y a la proclamación de una república cuyo gobierno se llamó Mancomunidad de Inglaterra. Posteriormente, Cromwell se convirtió en comandante del ejército y señor teniente de Irlanda, país en el que dirigió las masacres de Drogueda y Wexford. La guerra civil finalizó con la derrota de los partidarios de Carlos II.

Después del fracaso de la creación de una convención puritana (Parlamento Barebone), Cromwell fue proclamado Lord Protector de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda con poderes similares a los de un rey; a través de este cargo estableció una iglesia con cierta tolerancia a la diversidad de culto. Terminó la guerra con Portugal y Holanda e instauró leyes morales que prohibieron la Navidad, el teatro y el baile.

Tras la muerte del hombre más poderoso de Inglaterra y la restauración de la monarquía, su cadáver fue desenterrado y decapitado. Es un personaje controvertido en tanto se le acusa de provocar miles de muertes, aunque también se le adjudican progresos por la democracia.